© 2019 Revista Femme Sapiens

Todos los derechos reservados

  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram
  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

12 de mayo de 2019

1x06

Bienvenidos todos otra vez, el caos de mayo y su tormenta de exámenes y trabajos me están robando años de vida. Cuantas más cosas debo estudiar más siento que debería coger dinero y desaparecer antes del amanecer, olvidar mi nombre y empezar otra vida en cualquier parte. Lo mejor de mí siempre acaba sacando lo peor de mí. Y es tan sencillo como dejar de dormir varias noches para aprender lo máximo posible sobre algo y al siguiente post poner todo en el mundo porque seguro que eres capaz de hacerlo en menos tiempo que la última vez. Qué feo ser postergadora, que te retas siempre a dejarlo todo para un poquito más tarde, a ver si eres capaz de hacerlo igual. Y lo peor es ver que realmente te sale bien, te relajas y un día te encuentras con una semana entera donde no puedes aflojar ni un minuto y te planteas si hacerle una bomba de humo a la vida. Pero no, esta vez me he prometido ser responsable de verdad. Vez un millón. Promesas a la virgen de los Milagros para aprobar todo si te esfuerzas más la próxima vez, RTs a los tweets que si no compartes y das like no apruebas. Ya veremos hasta dónde me llega el caos la semana que viene, esta semana voy subida al rayo en la tormenta para poder entregar cuatro trabajos a tiempo.

Retomando un poco una de las primeras temáticas sobre las que me gusta divagar, esta poesía la escribí al darme cuenta de cómo era en realidad un chico que me gustaba y durante la poesía lo paso mentalmente de la lista de crush a crusn ́t. Solo puedo añadir que cada vez que la leo pienso siempre en la palabra “kamikaze”.

ESOS CHICOS


Pertenezco al selecto grupo de personas
que se han convertido en nadie.
Otra de las tantas que según consiguieron besarte,

olvidaste.
Eres de esos que miente con tanta convicción
que lo creen.
Y yo era de esas, que ilusas quieren creer
para poder sentir algo.
Estoy convencida de que un día de estos se llama nunca,

porque seguro que me hablas.
Cupido por flechazo
nos clavó un visto.
Así que gracias a todos los amores no correspondidos.

Entre tanto he de decir,
que te he buscado hasta cansarme.
Y quería creer que lo hacía por quererte.
Pero ya no sé a quién quería cuando te buscaba.
La parte más difícil es dejar de hacerlo.
Obviarte.
Que formes parte como un adoquín más a Madrid.

Que no seas nadie,
que te pierdas,
que te olvide,
que por error en el aeropuerto te extravíen a Marte.

Que esa preciosa boca se cierre en un punto
y tenga por fin motivos para no pronunciarse.
Te exilio para siempre de mi mente.
Aunque para siempre sea
hasta la próxima vez que te encuentre.
Así que piérdete fuerte, bien lejos de mí,
hazme imposible adivinarte entre la gente.
Elige las calles por las que nunca paso,
dobla el mapa y haz un avión que caiga al agua.

Mientes, mientes,
mientes tanto que al final te equivocas.
Déjame creer un rato más que fui importante.

Déjame en paz, que ya salí del cebo.
Que ya entendí el problema.
Y el problema: eras tú.

Me recuerda en el fondo a Princesas, de Pereza cuando decían “colgarme de cualquiera al que le guste trasnochar” “pero que bien estoy ahora, no quiero volver a hablar”. Qué subjetiva me parece la idea del amor y el desamor y cómo se pueden llegar a mezclar entre sí, sobre todo cuando como no tienes nada que perder, lo das todo. Y al final te quedas con el timo emocional, pero oye, realmente tampoco importaba tanto.

Esta semana os traigo un cuadro que hice hace unos meses, acrílico sobre lienzo, 40x40 cm. Me gustó muchísimo hacer este cuadro, en parte por ser la primera vez que hacía una serpiente y en parte por mejorar poco a poco la forma en la que hago el fuego (que todavía me cuesta un montón por lo rápido que se seca el acrílico, pero lo conseguiré). Esta es la visión interna de mí, un demonio que posterga las cosas porque todo le da igual, o que incluso le gusta que crean que es así. Vulnerable pero peligrosa, capaz de arder en llamas como fénix pero demasiado ocupada no haciendo nada importante.

Así que el reto que os lanzo esta semana es que en una foto, cuadro, dibujo, texto... plasméis el tiempo, el valor del tiempo o incluso cómo lo perdéis haciendo cualquier cosa. Recuerda subir la publicación de tu creación a Instagram bajo el #laintensadelpueblo para que durante toda la semana todas podáis ver vuestras obras. El jueves, un par de ellas serán elegidas y en la próxima sección las mostraremos junto con vuestros @. Una vez al mes se realizará un concurso entre todas las personas que hayan sido elegidas en las 4 publicaciones anteriores (correspondientes a un mes) y una de ellas se llevará de regalo un detalle relacionado con el mundo del arte.

Dicho esto, espero que todas las personas que estéis en periodo de exámenes tengáis mucha suerte y que deis RT a todos los tweets para ayudar a vuestra suerte, por si acaso también es una postergadora.


¡Feliz viernes y pasad un genial fin de semana!